¿Qué hace diferente al PLG?

Para empezar, nuestro partido no tiene dueño. Por eso es que no se presentará un solo candidato a la Presidencia ni a otra posición pública antes de las asambleas que la ley indica para elección. Este partido le pertenece a los que quieren un país verdaderamente libre y próspero. El PLG es simplemente el barco que llevará a cualquier persona que cree en la libertad y la responsabilidad a un país dónde no se le da lugar a la coacción ni al engaño como medios para prosperar.

Aparte de obedecer las reglas que se han establecido democráticamente a través del Tribunal Supremo Electoral, tenemos una organización interna que garantiza que el partido vaya a dónde quieren los miembros comprometidos con la libertad igual para todos, con un consejo ideológico que asegura que el barco se dirija con responsabilidad hacia la meta, un consejo ejecutivo que timonea el barco según el mapa de la libertad que traza un consejo de visionarios. Para evitar el pirateo del proyecto para intereses particulares, cada consejo tiene un voto cada uno y juntos hacen las decisiones que afectan al partido y su meta. Esta organización se repite en cada municipio y departamento del país.

Existe una fundación para administrar con transparencia y responsabilidad los fondos del partido para que nadie se adueñe del barco y lo aparte de su meta de libertad igual para todos y prosperidad honestamente ganada con la que todos podemos ser sinceramente solidarios.